01:51h. Lunes, 24 de Noviembre de 2014
Patrocinado por: La caixa

¿Para qué sirve la justicia?

La justicia es la constante y perpetua voluntad de conceder a cada uno su derecho, decían los romanos. Qué fácil y qué difícil ¿Para qué sirve la justicia hoy en día? Con la actitud de la Fiscalía Superior de Galicia en el caso de las preferentes tenemos una prueba de que aún sirve para algo que tiene que ver con el bien...

La justicia es la constante y perpetua voluntad de conceder a cada uno su derecho, decían los romanos. Qué fácil y qué difícil ¿Para qué sirve la justicia hoy en día? Con la actitud de la Fiscalía Superior de Galicia en el caso de las preferentes tenemos una prueba de que aún sirve para algo que tiene que ver con el bien común. No ya con la persecución de actuaciones negativas per se, para lo que también es imprescindible, si no para la defensa de los que no tienen más herramienta que el amparo que pueda darles el aparato judicial. El fiscal Superior insistirá. Presentará recurso contra el auto del juzgado coruñés que rechaza la devolución íntegra del dinero invertido y la nulidad de los contratos en los casos en que se demuestre engaño. Insiste y de pronto el derecho y su finalidad se llenan de sentido. Era para eso para lo que servía, no ya sólo para castigar, para actuar como arma arrojadiza o como mediadora entre iguales. También sirve para defender frente al poder al que por puro sentido común necesita amparo. Era para eso. La justicia.

Lo que llama más la atención en el caso de las preferentes es ver a personas que jamás se hubiesen imaginado en una protesta acudir incansablemente a los actos reividnicativos que se convocan. Los ahorros de su vida, su esfuerzo, pueden quedar en nada. Y su futuro hipotecado. La marcha de afectados por las preferentes del dos de junio en A Coruña fue muy numerosa. En este vídeo se narra desde el punto de vista de uno de ellos. Han editado incluso versiones de canciones conocidas explicando la situación. Humor no les falta, y falta les hace.